jueves, 10 de enero de 2013

ERIZOS Y ESTRELLAS MARINAS

Estrellas marinas y erizos en el fondo del mar
A quienes se les dijera que existen animales en forma de estrella, de cometa, de pelota o de pepino, no lo creerían fácilmente. Y sin embargo existen tan extraños seres. Son los equinodermos, y pertenecen al misterioso mundo de las profundidades marinas. En esta nota presentaremos los más comunes: los erizos y las estrellas de mar.

ANIMALES "ACORAZADOS"

Como todos los equinodermos, los erizos y las estrellas de mar pueden considerarse animales "acorazados". En efecto, tienen la característica de presentar el cuerpo recubierto de una cáscara o caparazón que le sirve de coraza. Tal coraza está formada por muchas plaquitas calcáreas, unidas las unas a las otras como las losas de un mosaico. Además, muchos equinodermos cuentan también con aguijones. Esta particularidad explica el nombre de equinodermos (piel con espinas).

CÓMO SE MUEVEN

El erizo y la estrella de mar, como todos los equinodermos, poseen una característica que falta en cualquier otro animal acuático: el llamado "sistema acuífero". Está constituido por un canal principal que rodea en forma de anillo el esófago, y por otros cinco canales que se abren en radios. De estos canales parten varios tubitos (llamados pedúnculos o ambulacros), que salen de la superficie del cuerpo y terminan en una ventosa. El canal en anillo, colocado alrededor del esófago, se comunica con el exterior mediante una plancha agujereada, de sustancia calcárea (llamada placa madrepórica), que se encuentra en el dorso del animal. A través de ésta el agua marina puede entrar en el sistema acuífero. Válvulas especiales hacen afluir y refluir el agua hasta el extremo de los "pedúnculos". El aflujo del agua hace dilatar las ventosas; el reflujo las hace, por el contrario, contraerse.
Sobre el cuerpo de los erizos y de las estrellas de mar están también los "pedicelarios", pequeñas pinzas de tres uñas que utilizan para la caza de presas y la limpieza del cuerpo. Cuando las ventosas están dilatadas, los equinodermos pueden fijarse con los pedúnculos sobre el fondo marino; se separan a su vez cuando aquéllas se contraen. La sucesión de estos dos movimientos permite a los equinodermos andar por el fondo del mar. En los erizos de mar, la función motriz de los pedúnculos (apéndices ambulacrales) se ve ayudada por los aguijones, de los cuales se conocen dos tipos.

LOS ERIZOS

Estos equinodermos se parecen a la envoltura erizada de espinas de las castañas. En efecto, su cuerpo está totalmente recubierto de aguijones, que en las especies de erizos, muy variadas en su forma (de pelota, de disco, ovales, en forma de corazón), color (negros, rojizos, castaños, verdosos, etc.) y tamaño (desde un centímetro de diámetro hasta dieciocho). Algunos se distinguen por su rico sabor.

LA BOCA

La boca del erizo está constituida por cinco mandíbulas en forma de pirámide triangular, próximas las unas a las otras y con las bases dirigidas hacia el interior. Las mandíbulas están huecas y cada una tiene un fuerte diente que sale fuera de la boca. Los dientes le sirven para triturar algas y hierbas, y también para cavarse cuevas en las rocas.

LOS AGUIJONES

Por sus aguijones, los erizos son la desesperación de los bañistas que se zambullen en las cercanías de las escolleras. Semejantes a grandes agujas (sólo algunas especies los tienen achatados) y huecos, los aguijones del erizo contienen una sustancia que provoca fuertes irritaciones en la piel del hombre y a veces pueden estar provistos de "dientes" que se enganchan en la carne y es difícil sacarlos. Le sirven al erizo para defenderse de los ataques de sus enemigos y, además, como órgano de locomoción.

ALGUNAS ESPECIES DE LAS MÁS COMUNES

Echinocardium cordatum: es uno de los erizos más comunes del Mediterráneo, en el que vive a regular profundidad. De color castaño oscuro, tiene aguijones delgados, más bien semejantes a pelos, y coraza en forma de corazón.
Echinus esculentus (erizo común): vive sobre todo a lo largo de las costas del océano Atlántico. Tiene coraza en forma de pelota y largos aguijones blancos. Los erizos mayores de esta especie llegan a tener hasta 17 cm de diámetro.
Heterocentrotus mamillatus: este erizo es muy curioso, tanto por su forma de torta como por sus aguijones más bien achatados. De hasta 75 cm de largo, los aguijones están constituidos de sustancia calcárea blanca y pueden ser usados como los comunes yesos de pizarra. Se lo encuentra en las aguas del océano Índico y del Pacífico.

LAS ESTRELLAS DE MAR

Por su forma característica y por sus vivos colores, las estrellas de mar son los más hermosos entre los equinodermos. Se conocen aproximadamente 2000 especies de muy variadas dimensiones: desde un mínimo de 10 a 12 milímetros de diámetro hasta un máximo de 70 cm. También la forma varía entre una especie y otra. Algunas tienen brazos (de 5 a 50) en punta, otras redondeados, y otras, a su vez, carecen de ellos. Los pedúnculos salen de una especie de surco que atraviesa en toda su longitud a cada uno de los brazos.

CADA "PEDAZO" ENGENDRA UNA ESTRELLA

Como todos los animales que viven en el agua, también la estrella marina muere si se la lleva a tierra. Pero si se la convierte en pedazos y se la arroja en seguida al mar, se podrán producir tantas estrellas cuantos sean los trozos en que se la dividió. En suma, cada pedazo puede engendrar una nueva estrella. Sobre todo los brazos, poseen gran poder regenerativo.

DEPREDADORAS VORACÍSIMAS

Las estrellas de mar son de lo más voraces: moluscos, esponjas, crustáceos y peces son sus presas favoritas. Es interesante la forma como las estrellas de mar devoran las ostras. Abiertas las valvas de la ostra por medio de las ventosas, las estrellas introducen su estómago, que pueden hacer salir de la boca, y absorben la carne de la víctima.

LAS "ESTRELLAS COMETAS"

Se llaman así aquellas estrellas marinas en las que un brazo es mucho más largo que los otros. Esta singular forma de cometa se debe a la extraña capacidad de las estrellas marinas de generar su cuerpo entero hasta de un sólo brazo mutilado.

ALGUNAS ESPECIES DE LAS MÁS COMUNES

Astropecten aranciacus (estrella peine): debe su nombre al abundante dentado, semejante al de un peine, que se encuentra en el reborde de los brazos. De color anaranjado, abunda en el Mediterráneo. Los ejemplares de mayor tamaño llegan a unos 60 cm de diámetro.
Asterias rubens: está muy difundida en los mares de toda Europa. Puede hacer gran daño en los criaderos de ostras y de mejillones, por su glotonería.
Henricia sanguinolenta: esta hermosa estrella de color rojo sangre está muy difundida en el Atlántico, donde vive a 2000 m de profundidad.
Pycnopodia helianthoides: es una de las más grandes que se conocen (60 cm de diámetro). Sus brazos, en número de 19 a 24, son muy frágiles y se arrancan con facilidad. Vive en las costas del Pacífico desde Alaska hasta California.

LECTURA RECOMENDADA:

REFLEXIONES: ESTRELLAS DE MAR

Tags:
votar

3 comentarios:

  1. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    SOLEDAD

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE EXCALIBUR, DJANGO, MASTER AND COMMANDER, LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC…

    José
    Ramón...


    ResponderEliminar
  2. muy interesante la publicacion de este articulo, felcitaciones por esta publicacion que esta muy buena. saludos
    deivis

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Qué bueno que hayan disfrutado de este artículo sobre animales marinos.
    Agradezco sus visitas y comentarios.
    Saludos.

    * "Mi corazón es una playa triste, y tú eres una ola que viene y que se va".

    José Angel Buesa.

    ResponderEliminar

Deja tu huella para saber que has pasado por aquí.